“Hago el mal para hacer el bien”

Entrevista reportajeada
Beatriz. Foto por Sara García

Una hacker de primera

Beatriz Morcillo Viturro, más conocida como “Bea” en el trabajo y en su círculo de amigos, nació en el municipio de Móstoles. Es aquí, en el Viejo Andén, un bar muy acogedor, donde ha tenido lugar la cita para charlar, principalmente, sobre el mundo de los hackers. Tema que suscita bastante intriga, ya que hoy en día las nuevas tecnologías son clave en el funcionamiento de casi todos los ámbitos de nuestras vidas, especialmente en el ámbito laboral, y un hacker está siempre dentro de ellos.

 

Actualmente Beatriz trabaja como Analista de ciberseguridad en Telefónica. El trabajo que desempeña es bastante medido y cuidadoso puesto que se encarga de la seguridad a nivel externo e interno de las empresas, a las cuales accede de manera intrusiva, es decir, Beatriz es como un hacker ético. Se dedica a acceder a sus clientes con técnicas invasivas para encontrar las posibles vulnerabilidades que hay en la red, en los servidores o en las webs de un cliente para que éste pueda solucionar luego esos fallos y no puedan ser atacados de forma negativa. Según nos explicaba: “soy una especie de héroe sin capa. Hago el mal para hacer el bien, y eso mola bastante”. Se encontraba tranquila y muy segura de lo que decía, sobre todo lo último, debe ser que va ligado con su profesión.

En su labor como analista de ciberseguridad dentro de su departamento nos explicaba cómo era su día a día. “Lo primero que hago es realizar un escaneo de una página web y averiguo todo lo que hay detrás, como subdominios o servidores. Una vez hecho esto, nos centramos en averiguar todas las formas posibles de acceso a esa web y sacar información de ella, como, por ejemplo, extraer una base de datos con información confidencial o realizar una denegación de servicio que haga que dicha página web se quede colgada”. Esto era una pequeña parte de todo lo que implica trabajar como hacker dentro de su empresa, que tiene como principal desafío que sus clientes se encuentren seguros gracias a su trabajo diario y que, por supuesto, no sufran ciberdelincuencia.

¿Ser hacker  es algo malo?

El nombre de hacker siempre ha tenido una connotación negativa dentro de nuestra sociedad, mucha gente los ven como si fueran los “ladrones de internet”. Pero ¿realmente son tan malos como pensamos? Beatriz se reía antes de responder a esta pregunta “Creo que tiene una connotación negativa porque así es como nos lo han enseñado en todos lados, tanto en la televisión, como en los libros o incluso en el mismo internet. Pero en realidad un hacker es un experto en informática”. Dentro de la profesión se les conoce como hackers éticos. Bea apuntillaba: “Aquellos que se dedican a hacer el mal en internet, a hackear de forma negativa para hacer el cibercrimen o hacktivismo, se le conoce como cracker, pero claro, todo esto no te lo cuentan en ningún lado y es más fácil generalizar llamándonos hackers a todos”. A medida que iba hablando, más nos hacía creer que estábamos dentro de una película cibernética, con todos estos términos que a ella le resultan tan familiares dentro de su mundo informático.

Utilización de software

Introduciéndonos un poco en aspectos más técnicos, empezamos a hablar sobre los programas en abierto como WordPress, nos quedó claro que es un sistema para gestionar contenidos y cuya principal función es la de crear páginas web. Tiene un software libre, es decir, que se puede utilizar con cualquier sistema operativo, pero claramente se ejecuta en entornos de bases de datos y HTTP que deben estar cifrados. Bea mencionaba que es un fallo muy común que las webs no suelan estar bien cifradas, lo que puede originar problemas con los usuarios y sus contraseñas.

También explicaba dentro de los sistemas operativos libres, que el de Linux es una maravilla usarlo, ya que al ser de código libre se puede modificar a tu antojo. Dentro de su sector este sistema operativo es muy utilizado y sus variantes también, lo calificaba como muy cómodo.

Nos interesaba mucho el tema sobre las pocas restricciones a la hora de usar imágenes, por ejemplo, con derecho de autor. A lo que Beatriz rápidamente nos corregía diciendo que sí había restricciones, pero pocas y que había que tener mucho cuidado dependiendo del lugar dónde subías una foto, ya que los derechos de autor se pueden modificar, como es el caso de Instagram que, a través de su política, una vez que subes la foto en su App deja de ser tuya y pasa a pertenecer a Instagram. Añadía: “Igual que Google que es el dueño de todas las cosas”.

No hay mejor defensa que un buen ataque

Ser hacker no es nada fácil, a medida que fue transcurriendo la tarde nos dimos cuenta de que son trabajos con una carga de responsabilidad bastante alta. Estos informáticos hacen todo lo posible por frenar los ataques que podemos recibir los usuarios de internet, las empresas obtienen muchos datos personales e información de nuestro uso de los dispositivos tecnológicos y como Beatriz decía: “Tienen más información de la que te puedes imaginar, acceso a tu correo o contactos, por eso nosotros hacemos lo posible por evitar que alguien quiera hackear las empresas, una vez que estás dentro te conciencias mucho más de ello”.

Con una amplia sonrisa nos contaba que ella adora su trabajo y se divierte mucho “luchando” contra el mal. Aunque destacaba que: “La mejor sensación de todas es saber que lo que estás haciendo es para ayudar a otros a que no sean atacados de forma negativa”.

Puede que te interese

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *