Concierto de los Stormy Mondays en el Jardín Botánico de Gijón, 2013
Concierto de los Stormy Mondays en el Jardín Botánico de Gijón, 2013. En la imagen (desde la izquierda) Dani Menéndez, Jorge Otero y Hector Braga // Carlos Rodríguez CC BY

“Cuando sigues tu sueños, nunca alcanzas la línea del meta. Siempre se escabulle de ti. Eso es lo que te mantiene vivo”, reza la página web de los Stormy Mondays. Se trata de una frase de su canción The finish line, pero también podría definir la filosofía del grupo: seguir probando siempre cosas nuevas. “La única forma de fracasar en la música es dejarlo. Entonces a la meta nunca se llega; la meta se tiene que seguir escapando siempre para que tú sigas intentándolo”, explica Jorge Otero.

Su último proyecto fue un videoclip grabado íntegramente en el exterior. También el sonido. Se trata de Atlantic City,  incluida en su último disco Nebraska,  que es una versión eléctrica del que Bruce Springsteen grabó en su casa con una guitarra y una armónica. Para ello, hicieron 15 tomas desde varios ángulos con cinco cámaras, repitiendo 15 veces la misma canción. Después, en el estudio, eligieron los fragmentos exactos para recrearla. Pero siempre con el sonido en directo. El escenario fue una cantera abandonada a las afueras de Oviedo, en La Manzaneda. Los riesgos eran muchos: la lluvia, el viento, un generador eléctrico… “Había incluso un par de escaladores por la zona, que luego nos felicitaron por amenizarles la tarde”, comenta Otero.

Videoclíp de Atlantic City (Stormy Mondays) 

Ahora, el coronavirus también ha truncado sus planes. El día 7 de marzo dieron su último concierto en Madrid y el que tenían una semana más tarde en Oviedo, de momento, está aplazado. Eran el primero y el último de la presentación de Nebraska, en lo que ellos definen la gira más corta de su historia. No obstante, Jorge Otero observa la coyuntura con positividad: “igual en noviembre viene Springsteen. Nuestro disco ya lo tiene, pero no sé si lo ha escuchado o no”. No sería la primera vez que tocan juntos, y con la trayectoria estelar que lleva este grupo, tampoco una locura. Quién sabe a qué nueva dimensión llegarán la próxima vez

Una banda con una trayectoria estelar y un recorrido exorbitante.  Desde 1991 hasta 2020: casi 30 años de música, sin perder su esencia.

Fuente: Elaboración propia //  Santiago Martínez CC BY-NC-SA