Móstoles combate la suciedad de las colillas con ceniceros

Arranca la campaña del Ayuntamiento de Móstoles para combatir la suciedad causada por el tabaco en sus calles y convertirse en un municipio más limpio. Bajo el nombre de “¿Lo hacemos? Pequeñas acciones para un Móstoles+Limpio” el Ayuntamiento ha comenzado su campaña instalando ceniceros-urna en 5 puntos estratégicos de la ciudad. Una lucha para que los fumadores tengan el hábito de no depositar en el suelo sus colillas.
El objetivo principal es concienciar acerca de los residuos y toxicidad que generamos al no tirar las colillas a una basura o cenicero. La instalación de estos ceniceros se ha hecho junto con la colocación de carteles informativos y la colaboración del gremio de estanqueros. Los puntos clave donde se han instalado estos ceniceros son en las entradas y salidas de paradas de Metro de gran afluencia. Estas son las paradas de la Universidad Rey Juan Carlos, Manuela Malasañana y la del Hospital de Móstoles.   El Ayuntamiento, que quiere promover esta iniciativa lo máximo posible, también la presentará en el teatro de calle de Móstoles. Según el Consistorio está será una manera de incentivar la colaboración de los ciudadanos a la hora de mantener la ciudad limpia mediante un “medio ameno y divertido para sensibilizar”.

Una idea original

Además, los ceniceros, también son urnas para incentivar la participación ciudadano y que se sientan involucrados en el cuidado y limpieza de Móstoles. De forma periódica el Ayuntamiento lanzará una pregunta para mejorar las condiciones del municipio. Los fumadores deberán depositar su colilla en la urna de su respuesta. La primera votación será: “¿A que equipo prefieres?” y entre las opciones se encuentra la posibilidad de dejar la colillas en una urna del Real Madrid o en otra donde aparece el Atlético de Madrid. Según el Consistorio está es una de las medidas originales, simpáticas y divertidas que tienen preparadas para fomentar la responsabilidad entre sus vecinos de mantener a Móstoles limpio. Desde el Consistorio señalan que está medida es necesaria. Por un lado, las colillas no son biodegradables, lo que implica que, tardan entre 10 y 12 años en degradarse, un ataque a la salud pública y medio ambiente, pero, además, un elevado coste económico según el mismo Consistorio.

Móstoles + Limpio

Está iniciativa se encuentra englobada en la Campaña de limpieza del Ayuntamiento “¿Lo hacemos? Pequeñas acciones para un Móstoles +Limpio”. Su objetivo es conseguir que Móstoles sea una ciudad limpia y salubre, y el informe Libera de la Sociedad Española de Ornitología respalda la necesidad de estas metas. Este informe dictaminó que una sola colilla puede llegar a contaminar hasta a 50 litros de agua dulce, llegando fácilmente a nuestros hogares su toxicidad. Una urgencia sanitaria y medio ambiental que Móstoles quiere combatir a pesar de las cifras de la ciudad de Madrid. En la capital, Manuela Carmena instaló en 2016 contenedores-ceniceros similares a los que Móstoles ha instalado ahora. No obstante, la medida no parece haber funcionado con éxito ya que según el Ayuntamiento de Madrid cada día se siguen barriendo más de medio millón de colillas del suelo.  

Puede que te interese

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *