Los colegios de Leganés rehúsan las pruebas externas

Muchos centros educativos de Leganés han anunciado que no someterán a sus alumnos a los exámenes externos o reválidas. Son pruebas que la última reforma educativa, la LOMCE, contempla para el final de las dos etapas de secundaria. Tienen que hacerla los estudiantes de 4º de la ESO y de 2º de Bachillerato. Por ahora, son una prueba piloto. Desde 2018, los alumnos tendrán que aprobarlas para obtener el título y poder seguir estudiando. La Casa de la Educación de Leganés explicó esta cuestión en una charla el pasado 23 de abril.

Novedad controvertida

Estas pruebas han protagonizado diversas controversias desde que se empezaron a realizar e incluso antes. Profesores, alumnos, padres y consejos de estudiantes se han movilizado con el fin de detener su puesta en marcha. Las evaluaciones externas de fin de etapa constituyeron una de las principales novedades de la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación, con respecto al marco normativo precedente. Posteriormente, la Ley Orgánica 8/2013, de 9 de diciembre para la mejora de la calidad educativa (LOMCE) estableció un nuevo sistema de evaluaciones tanto para Educación Primaria, como para Secundaria y Bachillerato.

“No tienen ninguna utilidad”

Para María Jesús Sanz, colaboradora del evento antes mencionado, “las pruebas no tienen utilidad tal y como están concebidas”. Según esta activista del colectivo Ama-gi, hay que invertir mucho tiempo en los centros. Además, supone quitar otras actividades necesarias y un gasto inútil que se podría destinar a otras cosas.

Así pues, esto nos hace retroceder al pasado, a las reválidas del sistema educativo de los años sesenta en España. A partir del Real Decreto-ley 5/2016, de 9 de diciembre, se establece que las evaluaciones antes referidas se considerarán muestrales y tendrán finalidad diagnóstica mientras que no entre en vigor la normativa resultante del Pacto de Estado social y político por la educación.

Una presión innecesaria

 

Además, se informó de que dichos exámenes han sido tradicionalmente rechazados por la comunidad educativa en la charla de La Casa de la Educación. De hecho, estas evaluaciones se han celebrado en la Comunidad de Madrid desde el curso 2004/2005. Y, en el año 2016, varias comunidades autónomas decidieron no realizar la prueba tal y como establecía la ley.

 

Asimismo, la Confederación Estatal de Asociaciones de Padres de Alumnos (CEAPA) animó a los padres a no presentar a sus hijos a los exámenes. La opinión de los alumnos es similar a la de la Conferencia. Lucía Estepa, alumna del IES Pablo Neruda de Leganés, cree que estas pruebas solo sirven para someter al alumnado a una presión innecesaria. Junto con el resto de sus compañeros, acudió la semana pasada a las protestas en contra de estos exámenes.

Según la profesora del centro educativo leganense, Pilar Sancho, “la reválida está siendo utilizada para hacer rankings”. Sancho nos cuenta cómo se comparan centros públicos y centros privados, algo que en su opinión no debería ocurrir ya que el perfil del alumnado es totalmente diferente. Desde su criterio debe haber algún mecanismo de control pero no para los alumnos, “si no para evaluar al profesorado y establecer si realmente está enseñando al alumnado”.

Leganés y las pruebas externas

En Leganés, en el año 2006, unos 500 docentes de los centros educativos de Infantil y Primaria (el 80% del colectivo en esa localidad) rubricaron un manifiesto en el que cuestionaban las pruebas de evaluación externa. Lo hicieron porque la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid que pretendía realizarlas. El Ayuntamiento de Leganés no ha querido dar declaraciones a MedioMultimedia sobre esta problemática; tampoco sobre las protestas de la semana pasada.

La comunidad educativa, en contra

En el año 2013, un amplio colectivo de docentes y familias de la escuela pública lanzaron una campaña (Pruebas NO) en contra de las pruebas externas. Algo que fue la antesala de las “reválidas”, reguladas con la LOMCE. Dicha campaña pedía la rectificación de la Administración Educativa en esa materia. Para más inri, pretendía concienciar a la población del ataque que suponía a la enseñanza. Lo equiparaban con las empresas.

También, explicaban que se percibía una intención de que los centros compitieran para atraer al alumnado publicando rankings. Según esta campaña, esto no ayuda en nada a mejorar el sistema educativo. “Todos los sectores podrían diseñar una buena prueba externa con espacios de reflexión y creatividad donde se muestren esos conocimientos”, afirma la profesora Sancho. Según ella, “las pruebas de Cambridge valoran todas las destrezas y todas las capacidad donde hay una evaluación global y se deberían tener de ejemplo”.

La reivindicación de muchos

Desde entonces, cada vez son más las voces que se alzan contra esa medida. Cada vez son más los centros que se declaran insumisos a la hora de realizar dichas pruebas. Consideran que son utilizadas como mecanismos privatizadores. Así lo interpretan mediante indicadores de evaluación “trasnochados y sesgados”. La profesora y activista antes mencionada, María Jesús Sanz, cree que estos indicadores solo examinan facetas academicistas sin un aprendizaje creativo o reflexivo.

Asimismo, hemos hablado con la Federación de los Movimientos de Renovación Pedagógica de Madrid (MRP)Desde ahí muestran, un año más, el rechazo a las pruebas externas que se realizarán en los centros educativos. Afirman que “continúan con su compromiso de fomentar una escuela pública y democrática”. La evaluación debe servir para conocer las necesidades y mejorar los procesos educativos. Esta Federación reivindica la calidad de la educación para todos. Y tiene respuestas concretas a quienes lo precisan, mediante apoyos diversos, medios humanos y materiales.

Educación pública o privada

Con todo, esta problemática nos lleva al debate de los centros educativos: públicos, privados y concertados. El 69% de los alumnos escolarizados en España acude a un centro público. Europa tiene una media del 81%. Estamos a la cabeza en plazas concertadas y la Iglesia tiene el 60% de estos centros privados subvencionados. La Comunidad de Madrid posee datos sobre quienes acuden a la enseñanza pública; aun son más bajos

 

Problema nacional

 

Además, en España, el total de alumnos escolarizados se reparte en un 69% en centros públicos, un 28% en centros concertados y un 3% en centros privados. Por su parte, en la Comunidad de Madrid, los escolarizados en centros públicos representan el 54,3%, los de centros concertados el 30,2% y los de centros privados el 15,5%. Leganés supera en número de colegios públicos tanto la media estatal como la de la Comunidad de Madrid. En Primaria, representan el 81,08%, frente al 10,81% de los concertados y el 8,11% de los privados. Respecto a Secundaria, representan el 71,43%, frente al 19,05% de los concertados y el 9,52% de los privados. En Bachillerato, representan el 83,33%, frente al 5,56% de los concertados y el 11,11% de los privados.

Gráfico comparativo sobre la educación pública, concertada y privada. Fuente: creación propia de MedioMultimedia.
Gráfico comparativo sobre la educación pública, concertada y privada. Fuente: creación propia de MedioMultimedia.

“La educación nos hará libres”

Los datos anteriormente reseñados hablan por sí mismos. No obstante, la concienciación ciudadana en Leganés, también, es especialmente sensible con la educación. De hecho, en la localidad existe La Casa de la Educación de Leganés.  Con ellos, acudimos al acto anteriormente mencionado. Esta institución está formada por un conjunto de colectivos de esta localidad preocupados por la educación. Muestran ganas de conformar una verdadera comunidad educativa, fomentando educación inclusiva, democrática y con igualdad de oportunidades para todos.

Educando personas

El coloquio finalizó con el lema ”La educación nos hará libres”. Se reivindicó que el fin de la educación ha de ser “formar personas”, más allá de meros receptores que acumulen conocimientos. El recorrido que debe hacer nuestra juventud ha de estar conformado por la “calidad” y la “calidez” educativa. Tanto alumnos, como familias, docentes y administraciones se sienten parte y cómplices de ese camino, de ese proyecto educativo. En el sistema que reclaman prima siempre el valor de la persona por encima de cualquier otro.

Puede que te interese

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *