Aranjuez para todos

Aranjuez es visita obligatoria para todos aquellos amantes del arte, la arquitectura y la naturaleza. Situado al sur de Madrid y repleto de historia, Aranjuez fue residencia de Austrias y Borbones desde el S.XVI. Además, su nombramiento como Paisaje Cultural de la Humanidad deja claro que es tan importante la monumentalidad de sus edificios y palacios como el entorno natural y las transformaciones que sufrió para convertirlo en “jardín de reyes”.

Autora: Paula Herrada

Los ríos Tajo y Jarama son los ejes de su paisaje cultural y el motivo de la elección como residencia real, ya que su clima era mucho más suave que el de Madrid. En esa época no existían los ventiladores ni los aires acondicionados, por lo que los monarcas se las ingeniaban como podían.

Un poco de historia

Aranjuez es la expresión del dominio del hombre sobre la naturaleza y  Carlos V  ya lo sabía. Por ello mandó construir, entre los dos ríos anteriormente mencionados, lo que hoy conocemos como el Palacio de Aranjuez, un edificio de inspiración italiana que llevó a la práctica su hijo, Felipe II, cuyo fin era crear un lugar de gran contacto con la naturaleza.

«Si aquí se hubiesen empleado las inmensas sumas, que se han gastado en San Ildefonso, se habría hecho el más bello lugar del universo» dijo Delaporte al llegar a Aranjuez en 1755.

No necesitó escribir más sobre el lugar que acababa de visitar. El abad Delaporte había retratado el Sitio Real sin entrar en descripción alguna. No había muchos lugares en España, ni en Europa, donde la naturaleza se hubiera conformado tan bien como en la pequeña llanura de Aranjuez, para crear el más fértil oasis real que todo monarca barroco soñara.

No te quedes sin ver:

Jardín de la Isla, situado junto al Palacio Real. Autora: Paula Herrada

Si hablamos de arquitectura y de lugares que visitar, es obligatorio mencionar el Jardín del Príncipe, construido a la vera del Tajo, y con una extensión tal que para recorrerlo detenidamente necesitas varias horas. Otros edificios de interés son: la Casa del Labrador y la Casa de Marinos. Esta última alberga el Museo de Falúas Reales, una impresionante colección de barcas, a cada cual más lujosa, con las que los nobles navegaban por las plácidas aguas del río Tajo.

Entre ambas casas hay una media hora caminando, o más si nos detenemos a ver las espectaculares obras de arte en forma de fuentes, como la de Neptuno, la de Narciso, la de Apolo, la de las 2 Cabezas, o la isla de los chinescos, donde viven cisnes, patos, pavos reales y todo tipo de aves.

El nombre de Casa del Labrador viene de una leyenda que como tal no está demostrada; un día en que Carlos IV estaba de caza por los jardines, le sorprendió una tromba de agua, y como estaba lejos de palacio, se refugió en la choza de un labrador que vivía allí. Este le agasajó con sus escasos bienes y el Rey al menos pudo entrar en calor mientras no cesaba la lluvia. En agradecimiento a la hospitalidad del labrador, el rey mandó construir un palacete neoclásico en el lugar, con mezcla de estilos rococó, imperio y pompeyano, en el que el labrador pasó a ser guardián.

Palacio de Aranjuez. Autora: Paula Herrada.

El palacio Real está considerado un monumento excepcional. Por lo que también es visita imprescindible si se quiere conocer como era la residencia de los diferentes reyes que pasaron por allí.  Aunque hay que tener en cuenta el horario: de martes a domingo: 10:00 – 18:00, con acceso gratuito los miércoles y jueves de 15:00 a 18:00.

El tren de la fresa

Pero no todo es historia lo que caracteriza a este encantador municipio. El Tren De La Fresa también es motivo de interés, ya que atrae a miles de turistas a finales de invierno. Este legendario tren de vapor tiene la capacidad de transportarle al pasado con solo mirarlo. Además, permite la posibilidad de ir degustando las fresas de la huerta arancetana como si de los mismísimos reyes se tratara cuando iban de vacaciones en primavera.

Lugares donde comer

Pero si lo suyo es la terraza y el tapeo, no se preocupe porque Aranjuez también tiene sitio para usted ya que cuenta con una gran variedad de bares y restaurantes donde degustar su gastronomía. Algunas recomendaciones son Casa Delapio, si le gusta la comida con ingredientes frescos, de calidad y con un diseño innovador, Entreamigos, si lo suyo es arriesgar y le gustaría probar la comida libanesa o De pikoteo, si es de buen comer y disfruta de las buenas raciones a muy buen precio.

Autora: Paula Herrada

Continuando con la tradición, podemos afirmar que Aranjuez es una ciudad alegre y festera, que en Mayo conmemora a San Fernando, su patrón, y en septiembre celebra las Ferias del Motín, declarada de Interés Turístico Nacional, que rememoran el motín de Esquilache.

En definitiva, si no es por el arte será por la gastronomía o las ganas de pasar un día diferente, así que, no dudes en visitar este precioso municipio en cualquier época del año, te aseguro que te enamorará.

Si quieres saber cómo llegar desde Madrid.

Y si quieres saber con más detalle todo acerca de la historia de Aranjuez, no dudes en visitar su página oficial.

Puede que te interese

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *