La respuesta de la economía mundial a la crisis del covid-19

Desde el desarrollo del Covid-19 como pandemia mundial, múltiples servicios han tenido que paralizar su actividad, lo que ha afectado a la economía global. Las fluctuaciones en la bolsa han alcanzado cifras históricas, millones de empleos pueden perderse y las predicciones de las instituciones económicas auguran unos niveles de crecimiento similares a las cifras de la crisis financiera de 2008.

Los resultados de las diferentes bolsas han reflejado la situación de incertidumbre y parálisis que atraviesa el mundo a través de importantes fluctuaciones en sus resultados. El pasado 12 de marzo, la misma fecha en la que la Comunidad de Madrid cerró sus colegios e Italia anunció el cierre de todos sus comercios, las bolsas europeas sufrieron desplomes históricos. La bolsa alemana, DAX30, sufrió la segunda caída más abrupta de su historia con un 12,24%, en Reino Unido, la bolsa inglesa alcanzó su máximo descenso histórico desde 1987 con una bajada de un 10,9%,y lo mismo ocurrió con el CAC 40 francés, que también alcanzó un récord histórico con una caída de un 12,28%. Los resultados de la zona del mediterráneo fueron los más catastróficos; El IBEX 35 en España cerró con la mayor bajada de su historia, un 14,06%, llegando hasta los 6.390,9 puntos, e Italia se hundía un 16,92%, el mayor descenso que el país había vivido desde 1998.

Aquel mismo día, el Banco Central Europeo decidió anunciar las medidas económicas que adoptarían para paliar la situación. Para garantizar la liquidez y estabilizar los mercado, el BCE aseguró la ampliación en 120,000 millones de euros de la compra de deuda a entidades, una inyección de liquidez a pymes y la supervisión de regulaciones bancarias para evitar restricciones crediticias. No obstante, estas medidas económicas adoptadas no fueron suficientes para convencer a los mercados a que retornasen a la normalidad. Como todo proceso económico, los desplomes han disminuido en intensidad, pero, a lo largo del mes de marzo las bolsas europeas no han logrado recuperar sus niveles previos a la crisis del coronavirus.

 

 

Sectores afectados

En las bolsas mundiales, la reducción en el nivel de consumo energético ha causado que el sector de la energía sea uno de los más afectados. La compañía italiana eléctrica A2a sufrió durante el mes de marzo pérdidas de un 19,04% en su valor y en Reino Unido las compañías energéticas también han sufrido grandes caídas con pérdidas del 18,8% de su valor para la energética Céntrica. En la bolsa española las compañías de Iberdrola, Repsol y Endesa también han sufridos descensos a lo largo del mes de hasta un 14%, 13,3% y 15% respectivamente.

Otro sector afectado es el financiero. En España, el Banco Sabadell llegó a perder en un solo día un 17,7% de valor, CaixaBank un -15,5% y Bankia un -16,34%. En la misma línea han descendido los valores del banco italiano Ubica Banca hasta en un 19,04%, los de Deutsche Bank en un 18,4% y los valores del banco francés Société Générale descendieron un 17,14%.

La amenaza de que la crisis del coronavirus paralice a largo plazo al sector turístico también ha afectado a las empresas del sector. En la bolsa alemana, la compañía aérea Lufthansa sufrió una caída de su valor de un 10%, en España los valores de la cadena hotelera Meliá han llegado a desplomarse un 14,7% y los de las compañías aéreas, que componen el IAG, entre las que se encuentra Iberia, han sufrido una caídas de hasta un 16,7%. En Francia, en el CAC 40, han caído Airbus en un 16,85% y Dassault Aviation en un -11,43%.

Finalmente, el sector de la automoción también está notando el impacto de la crisis del coronavirus. La paralización de fábricas y reducción de ventas ha implicado que en Francia Renault halla llegado a liderar las pérdidas del CAC40 con un -21,94% y los valores de Peugeot han llegado a descender un 18,02%.

¿Qué sectores están obteniendo buenos resultados económicos?

Existe un número de sectores que han logrado mantenerse estables, e incluso, obtener aumentos en el valor de sus acciones. Es el caso de las compañías que ofrecen servicios de tecnología y telecomunicaciones como la empresa de servicio de teleconferencia para empresarios Zoom-video o la compañía de servicios de educación online K12. Esta última obtuvo un aumento de un 19% en la cotización de sus acciones tras la imposición de teletrabajar a causa del decretamiento de confinamiento por coronavirus en numerosos países. El infoentretenimiento también ha sobrevivido a la crisis del coronavirus y obtiene beneficios como Netflix, que ha aumentado en un 15% el precio de sus acciones.

Para finalizar, el sector sanitario es el más beneficiado en la economía a raíz de la crisis del coronavirus. Son diversas las compañías farmacéuticas que aumentaron drásticamente su valor accionaral al anunciar la puesta en marcha de un estudio para la vacuna del Covid-19. Es el caso de Gilead que, al anunciar un estudio con el fármaco remesdivir, sus acciones se alzaron un 14%, o el caso de Moderna, cuyas acciones llegaron a alzarse un 42% tras anunciar un ensayo clínico para una vacuna contra el coronavirus. Además, las compañías dedicadas a la venta de material sanitario también han obtenido grandes beneficios de esta crisis. Por, ejemplo, Top Glove, un gran fabricante de guantes sanitarios, ha incrementado el valor de su accionariado en un 27%. Una de las empresas con mayores beneficios es la empresas francesa Novacyt. Esta compañía dedicada a la fabricación de productos de diagnóstico ha subido en bolsa desde el 20 de enero un 665%.

El futuro de la economía mundial

Atendiendo a los resultados de este último mes, la OCDE ha publicado un informe sobre sus perspectivas económicas acerca del impacto de la crisis del coronavirus. Según la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos si la actividad económica continúa paralizada, el PIB de las principales economías del mundo descenderá un 2% mensualmente. En particular, los países dependientes del turismo, como México, España o Italia, tendrán más dificultades para recuperar su actividad económica. Esto se debe a que, según las estimaciones del Consejo Mundial del Turismo, una de las consecuencias de la crisis sanitaria causada por el Covid-19, podría ser el descenso del turismo en un 25% a nivel mundial, lo que implicaría la pérdida de 50 millones de puestos de trabajo. De manera que, naciones como Argentina, Rusia o Brasil, donde la extracción de materias primas tiene mayor peso en la economía, sufrirán un impacto económico menos severo.

Mapa de previsiones de la OCDE de los niveles actividad económica anual (PIB)

La crisis económica que predice la OCDE estará caracterizada por una demanda débil debido a la gran pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores. Esto reducirá el consumo y provocará una  disminución del flujo monetario que ralentizará el crecimiento económico. Además, la OCDE advierte de que existirá un alto índice de riesgo de baja liquidez  para un gran número de autónomos y pymes, y, en consecuencia, un riesgo fiscal ante las amortiguaciones que haya causado la paralización de la actividad económica. Según la misma organización, para hacer frente a los datos que manejamos es necesaria la coordinación de las principales economías para diluir las afecciones de la crisis económica que va a acarrear el coronavirus. De hecho, el economista de la eurozona de la OCDE, Laurence Boone, declaró en una entrevista para la revista Les Echos, que la organización considera oportuno el impulso “de instrumentos comunes para financiar de forma solidaria los gastos relacionados con la gestión del coronavirus” como los coronabonos o eurobonos.

________________________________________

Noticias relacionadas:

Noticias relacionadas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *