Pandemias: la historia se repite

Primero, en Asia. Luego, en Europa, África y Oceanía.  Y ahora, en América. El Covid-19 se ha extendido por más de 150 países en todo el planeta. Por ello, el pasado 11 de marzo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) pasó a calificarlo como pandemia, término que define como una propagación mundial de una nueva enfermedad contra la que la mayoría de las personas no tienen inmunidad.

El 31 de diciembre de 2019, la Comisión Municipal de Salud y Sanidad de Wuhan informó sobre 27 casos de neumonía con origen desconocido cuyos síntomas habían comenzado tres semanas antes. Todos coincidían en una exposición común a un mercado mayorista de marisco, pescado y animales vivos en la ciudad de Wuhan (China). Fue entonces cuando la OMS denominó a esta nueva enfermedad Covid-19. 

Un mes después, el 31 de enero de 2020, se conocía el primer caso de coronavirus en España, en La Gomera (Canarias). El 26 de febrero llegaba el primer caso a la península ibérica, concretamente a Cataluña. Actualmente, se conocen más de 379.000 casos en todo el mundo, de los cuales más de 16.500 han perdido la vida. España es el cuarto país con mayor número de afectados, el segundo en Europa con más de 35.000 casos, solo por detrás de Italia, y un total de 2.300 personas han fallecido. Sin embargo, no es la primera vez que una crisis sanitaria pone en jaque a la humanidad.

Casos de contagios en el mundo 

Fuente: Wikipedia y elaboración propia.
Fuente: El Mundo y elaboración propia.

Cronología de las pandemias

A lo largo de la historia, se han producido multitud de pandemias originadas generalmente por zoonosis, es decir, por la transmisión una enfermedad infecciosa de animales a humanos o viceversa. Desde la Antigüedad hasta la Edad Media, muchas han sido las víctimas de estas enfermedades que nadie conocía y a las que pocas personas podían enfrentarse.

La plaga de Atenas, conocida por la infección de la fiebre tifoidea en la ciudad y alrededores o la plaga de Galeno, una pandemia de viruela y sarampión, fueron las primeras en aparecer. Tras ellas, en torno al 1300, llegó la peste, de la que hoy todavía se habla. La peste de Justiniano, primera peste bubónica, y la peste negra en el siglo XIV, acabaron con la vida de millones de personas en todo el mundo, desde el Imperio Romano, pasando por España, Austria, Reino Unido y hasta Asia, donde se produjo la conocida como Tercera gran pandemia de peste. Pero la aparición de enfermedades desconocidas no cesó.

Durante el siglo XV y hasta el siglo XIX, el tifus y el cólera dejaron su huella en más de 50 países. Concretamente, se produjeron hasta siete pandemias de cólera, expandidas por todos los continentes, la última en 1993 en América Latina.  

En cuanto a España, las pandemias le han afectado notablemente a lo largo de los años, pero se recuerda con especial notoriedad la gripe española de 1918, la cual provocó la muerte de hasta 50 millones de personas en todo el mundo. Un virus que se extendió a otros países con nuevos subtipos como la gripe de Hong Kong (1968), la gripe aviaria (2003) o la gripe A (2009). Tras estos últimos casos, actualmente, conviven dos enfermedades infecciosas graves como son el VIH (Sida), existente desde 1981, aunque controlado en los países desarrollados, y el nuevo coronavirus, el Covid-19, contra el que se está luchando hoy día.

La gripe de 1918 fue una de las pandemias más graves del siglo XX. Esta enfermedad se conoció como gripe española porque España fue el primer país en hacerse eco de ella. Estados Unidos y el resto de países europeos, inmersos en la Primera Guerra Mundial, censuraron la publicación de informes al respecto. A pesar de que esta circunstancia dificultó el recuento de casos, España fue uno de los países más afectados. Las fuentes oficiales reportaron más de 147.000 muertes, aunque se estima que en realidad la cifra de fallecidos superó los 200.000. Hubo cerca de 8 millones de infectados en una población que, según datos del Instituto Nacional de Estadística, apenas llegaba a los 20 millones de personas.

Atuendo de los médicos de la peste negra
Médico de la peste negra. Autor desconocido / DP

No cabe la menor duda de que, desde entonces, los medios técnicos han evolucionado enormemente. Actualmente, los hospitales están mucho mejor equipados. Cuentan, por ejemplo, con respiradores y existen antibióticos para tratar la neumonía y otras enfermedades derivadas. La imagen de los médicos que en el siglo XVII se enfrentaron a la peste negra vestidos con una gruesa túnica negra y una máscara en cuya nariz picuda introducían sustancias aromáticas y paja parece hoy en día ciencia ficción. Estos célebres antifaces carnavalescos han sido sustituidos por batas, guantes, gafas y mascarillas, elementos que constituyen el equipo de protección individual del personal sanitario en la lucha contra el coronavirus.

Estado de alarma, una medida excepcional

Toda pandemia supone una crisis, una situación excepcional que requiere medidas excepcionales. De hecho, algunas de las medidas que, hace casi un siglo, las autoridades adoptaron para hacer frente a la pandemia de la gripe española de 1918 son similares al confinamiento que estamos viviendo actualmente. En un Boletín oficial extraordinario de la Diputación Provincial de Burgos, se pedía a la población que evitase celebrar fiestas y “permanecer en lugares cerrados, donde se reúne mucha gente, como tabernas, cafés, etc.”. Además, se alertaba de que el virus se propagaba fácilmente “por las gotitas de saliva que despide el que habla, tose, etc.”.

La instauración del estado de alarma como medida excepcional para la contención del Covid-19 fue anunciada por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el sábado 14 de marzo de 2020 y se implementó de forma efectiva al día siguiente, el domingo 15 de marzo. Para el momento en que dicho anuncio fue publicado, España contaba con más de 4.200 casos positivos y 120 fallecidos, siendo la Comunidad de Madrid la región más afectada.

El estado de alarma, según la Ley orgánica 4/1981, es un régimen excepcional, de carácter militar, que se declara para asegurar el restablecimiento de la normalidad de los poderes de una asociación democrática. En España, en uso de las facultades que el artículo 116.5 de la Constitución otorga al Gobierno, este puede declarar el estado de alarma, en todo o parte del territorio nacional.

El pasado 18 de marzo, el Gobierno anunció nuevas restricciones: nuevos límites al movimiento, más excepciones a las tiendas que pueden permanecer abiertas y cesión de potestades al Ministerio de Sanidad. Previsiblemente, a falta de confirmación por las Cortes Generales, estas medidas se mantendrán hasta el próximo 11 de abril, puesto que el presidente del Gobierno solicitó el domingo 22 de marzo la prórroga del estado de alarma durante quince días más.

Medidas del estado de alarma
Restricciones del estado de alarma- Fuente: elaboración propia.

A pesar del carácter extraordinario de la situación, no es la primera vez que la humanidad se enfrenta a una crisis sanitaria de estas características. A lo largo de los siglos, se han sucedido muchas pandemias de diversa índole y en el futuro ocurrirá lo mismo. La aparición de nuevas enfermedades es, en muchos casos, inevitable, por eso es tan importante aunar esfuerzos y responder con la suficiente contundencia. Este virus lo paramos unidos.

Noticias relacionadas

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *